Primer pilar de la salud: ¡Relajación!

Hace unos días, en uno de nuestros posts de Instagram y Facebook, les contábamos que una excelente salud depende de 4 pilares llamados Los 4 Pilares de la Salud. 

Prometimos hablar más sobre cada uno de ellos, así que hoy les contaremos sobre el primer pilar: ¡La relajación y el poder que tiene en nuestras vidas!

Los 4 Pilares de la Salud son:

Relajación

Comida

Movimiento

Sueño

En Nutri Greek creemos que es sumamente importante disfrutar el proceso de cuidarse, y somos enfáticos en que cuidarse no es solo tener una buena alimentación, como muchos en esencia pensamos.

Estos 4 pilares nos ayudan a balancear nuestro estilo de vida y darnos calidad de vida y en esto, se resume la magia para vivir una vida totalmente saludable.

Recordemos que nosotros somos lo más importante, nuestra salud y nuestro bienestar siempre va primero y mientras nosotros estemos felices, podremos dar felicidad y amor a los que nos rodean.

Ahora sí, hablemos de relajación. La relajación hoy más que nunca es importante.

La mayoría vivimos un estilo de vida ajetreado, donde las carreras, las presas y el estrés son pan de cada día. Vivimos ocupados y sin tiempo para nada. Tanto así que antes se pensaba que la alimentación era la causa principal de una mala salud, pero ahora, el estrés podría ser el ganador.

Un estudio dice que el 90% de las visitas a doctores podría estar relacionada a estrés. Una increíble estadística.

Entonces, vamos a hablar un poco sobre el estrés, los impactos que tiene en nuestro cuerpo y algunos tips y estrategias para incorporar relajación en nuestro día a día.

¿Qué es el estrés?

En esencia, la respuesta de estrés es crítica y está ahí para protegernos. En un nivel evolutivo, necesitamos la respuesta de estrés para protegernos. Por ejemplo, si nos está atacando un león, la respuesta de estrés nos convertirá en la mejor versión de nosotros mismos: podremos correr más rápido, nuestra fuerza muscular incrementa, nuestro cerebro está más atento, sacamos glucosa y azúcar a nuestra sangre, nuestra sangre tendrá una tendencia a coagularse para protegernos si nos herimos, etc.

El estrés también apaga los procesos que no vamos a necesitar en ese momento para que no hayan distracciones, como nuestra digestión o nuestro deseo para reproducir.

El problema es que en la vida moderna, no son los leones los que nos atacan, es la vida misma.

¿Y por qué esto es tan problemático? Porque aunque es cierto que la respuesta de estrés es importante en esencia, nuestros cuerpos están diseñados para recibir estrés en periodos cortos de tiempo.

Cuando lo sufrimos por largos periodos de tiempo, esto que en esencia es bueno para nosotros, se convierte en nuestro peor enemigo.

Y como el estilo de vida que llevamos “nos ataca”, pasamos en un estado de estrés constante. Desde que nos levantamos, no paramos en ningún momento. Abrimos los ojos y tenemos que correr para arreglarnos y llegar a tiempo al trabajo, o correr para empezar con los quehaceres del día. Luego siguen las reuniones, las llamadas, los pendientes, las respuestas del correo, las respuestas a los mensajes de whatsapp de los mil grupos en los que estamos, la adicción a las redes sociales que nos mantienen en un permanente scroll por una pantalla, los compromisos con los amigos y la familia, el llevar a los niños a la escuela, distribuirnos entre dos trabajos, etc, etc, etc.

Y aquí es donde el cuerpo no sabe diferenciar estos “ataques” de estrés de vida, a los ataques de estrés que podríamos recibir por encontrarnos con un león. Por esta razón el aumento en estrés está asociado a ansiedad, diabetes, depresión, insomnio o problemas para dormir y mucho más.

¿Y por qué el estrés tiene tanto impacto en nuestro cuerpo?

Acá es la parte donde nos ponemos científicos. La razón es por la hormona Cortisol. Cortisol es una de las hormonas primarias de nuestro cuerpo para la respuesta de estrés y por ende se eleva en esos momentos. Cortisol tiene varios picos, se eleva en la mañana cuando nos despertamos, eso es lo que nos ayuda a levantarnos de la cama. Y durante el día, gradualmente va disminuyendo hasta que llega a estar baja para irnos a dormir. Eso de alguna manera nos ayuda a relajarnos y quedarnos dormidos.

Si tenemos una emergencia durante el día, el Cortisol subirá y eso tendrá efecto positivo para ayudarnos a solucionar o salir de esa emergencia, pero idealmente debe apagarse un tiempo después de que pasó la emergencia para volver a la normalidad.

Lo mismo que crea el Cortisol en el cuerpo, crea las hormonas sexuales Estrógeno y Testosterona. Quien tiene bajos o normales niveles de estrés y vive una vida balanceada, crea la cantidad correcta de cada hormona. La cantidad correcta de Cortisol y la cantidad correcta de Estrógeno y Testosterona.

Pero cuando estamos crónicamente estresados, esto se sale de su balance y empezamos a crear más y más Cortisol, lo que quiere decir que nuestro cuerpo tiene menor capacidad de crear las hormonas Estrógeno y Testosterona. Y de este problema y este desbalance, muchas veces llegan los problemas hormonales, los problemas de peso, entre muchos otros.

Entonces, queda clara la importancia de apartar los espacios que reduzcan el estrés e incrementan la relajación en nuestro día. Los beneficios que esto nos trae son invaluables: bajar de peso, tener mayor resistencia, sentirse menos estresado/a, tener una perspectiva más balanceada de la vida, tener menos “rabia en la carretera”, incrementar la habilidad para dormir y para concentrarse, entre muchos otros.

Entonces a lo que vinimos:

¡Algunas estrategias para relajarnos más en nuestros días! (Estas son algunas, pero habrán mil más).

1. Apartar 15 minutos al día de tiempo para MI.

¿Cuántos apartamos realmente tiempo para nosotros mismos? ¿Cuántos hacemos o dedicamos tiempo a cosas que sean 100% para nosotros y no para nadie más? Hay que empezar a hacerlo con 3 reglas en mente:

  1. La primera, tiene que ser algo para mi y solo para mi.
  2. La segunda, no se puede tener el celular, la compu, ni la tableta con uno.
  3. La tercera, es prohibido sentirse culpable al respecto (esto no es egoísmo, es auto cuidado y amor propio).

Estos 15 minutos pueden llenarse de cualquier cosa, mientras sea algo para nosotros mismos y algo que disfrutemos al máximo.

Para lograr esto tenemos que dejar de decir que “no tenemos tiempo”. Porque sí lo tenemos y podemos apartar 15 minutos de nuestro día para lograrlo.

¿Qué tal si dejamos de navegar 15 minutos por redes sociales y los dedicamos a esto? ¿Si dejamos de ver Youtube por 15 minutos? ¿Si hacemos un break entre envíos de correos para conscientemente dedicarnos esos 15 minutos? ¿Si aprendemos a decir “no” a ciertas cosas para no comprometernos a todo y que luego no nos quede tiempo para nosotros mismos?

Una forma de lograrlo es incorporando estos 15 minutos en la agenda del día. Ponerlo en el calendario, poner un recordatorio en el celular, algo que nos quede fijo todos los días y que lo convirtamos en un hábito.

Apartar 15 minutos para uno mismo ayuda a que el cuerpo vuelva a su estado de relajación y así apagar ese constante estado de estrés y tensión en el que vivimos. Porque hoy vivimos en una constante de estrés, cuando deberíamos vivir en una constante de relajación con picos de estrés cuando realmente el cuerpo lo necesita (emergencias puntuales). Y tener esto al revés es grave. Esta realidad nos obliga a apartar estos 15 minutos todos los días. Y esto nos ayudará a que nuestros niveles de Cortisol vuelvan a la normalidad.

2. Una práctica diaria de “stillness” o quietud.

Acá se incorpora la parte de mindfulness y de meditación. Y no tenemos que ser expertos en meditación para lograrlo. Hoy en día hay millones de formas y herramientas, por ejemplo aplicaciones que nos guían en una corta meditación de manera diaria. También podemos encontrar nuestra forma personal de hacerlo, hasta escuchando música con nuestros ojos cerrados, sin hacer multi tasking, nos sirve.

3. Uso de la tecnología. ¿Nos esclaviza o nos empodera?

Debería empoderarnos. ¿Cómo logramos que esto suceda en lugar de lo primero? Primero: usar más el modo avión. Si lo primero que hacemos al levantarnos es meditar en una aplicación o por nuestra propia cuenta, lo mejor es no amanecer y tener millones de notificaciones de mensajes de whatsapp, correos, etc, que nos distraigan de nuestro objetivo y de levantarnos relajados y tranquilos.

Despertarnos con el modo avión nos permite levantarnos sin que el ruido del mundo exterior sea lo primero que nos salude.

Segundo: eliminar las notificaciones de nuestro celular. Para muchos de nosotros, las notificaciones nos quitan el poder que tenemos sobre nuestro celular. Si configuramos nuestro correo de manera que solo veamos los nuevos correos al refrescarlo manualmente y no automáticamente, solo veremos los nuevos correos cuando queramos verlos y estemos listos para revisarlos. Menos notificaciones nos da más control, y así logramos que estas notificaciones no nos generen ansiedad o nos distraigan del presente y de lo que estamos haciendo en el momento, en el ahora (que es lo único que tenemos asegurado).

Por estas razones, y muchas más, incorporemos la relajación a todos nuestros días, sin falta.

Hagámoslo con amor y entusiasmo, porque solo traerá cosas positivas a nuestra vida y a nuestra salud.

Fuente: Calm.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s